Si vols la pau, no paguis la guerra!

Un any més, han tingut lloc els Dies d’Acció Global per a la Reducció de la Despesa Militar (GDAMS, per les seves sigles en anglès), organizats des de la Global Campaign on Military Spending, entre el 13 d’abril i el 9 de maig. El seu objectiu és contribuir a la sensibilització a favor del desarmament i a la promoció de la cultura de pau en un alarmant context de militarització d’abast mundial.

Segons dades del SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), en 2018 la despesa militar global ha crescut per tercer any consecutiu i consolida una línia d’augment accelerat, tant en termes percentuals com absoluts. En relació a 2017, l’increment de la despesa armamentística mundial ha passat de l’1,1% al 2,6%. Això són 83 mil milions $ més, fins a situar-lo en la terrorífica xifra global de 1,8 bilions $. La brutalitat d’aquesta dada contrasta dramàticament amb l’escasa atenció dispensada per estats i organismes internacionals a les greus emergències socials i mediambientals que castiguen el planeta i a milers de milions dels seus habitants..

La voluntat de totes les iniciatives englobades als GDAMS és precisament pressionar els governs per redirigir la despesa militar a cobrir necessitats humanes i mediambientals. Es busca també incidir en l’opinió pública perquè hi creixi l’exigència política de vincular el necessari augment de les inversions en salut, educació, treball o lluita contra el canvi climàtic a l’enorme marge d’estalvi que pot suposar un dràstic descens de la despesa militar. En definitiva, promoure la construcció urgent d’estructures de seguretat humana a las antípodes de la cursa armamentística de l’actual model de relacions internacionals.

Una de les clàssiques iniciatives de promoció del desarmament que descendeix de l’àmbit internacional al de l’Estat espanyol són les campanyes d’objecció fiscal a la despesa militar. Aquí, la seva práctica coincideix precisament amb les jornades GDAMS, ja que la recaptació de l’impost sobre la renda, en el qual se circumscriu l’objecció fiscal, es produeix justament en aquestes dates primaverals. Unes dates en les que aquest any, a més a més, commemorem el trentè aniversari del moviment d’insubmissió al servei militar.

Un cop desapareguda la mili de l’Estat espanyol, el moviment antimilitarista va continuar viu, organitzat i tossut davant d’un seguit de governs entregats als interessos de la indústria militar i a la cultura de la guerra com a únic manual possible per interpretar les relacions internacionals. L’objecció fiscal és la prolongació d’aquella insubmissió de fa tres dècades. Hereva d’aquell moviment que des d’una estratègia de desobediència civil determinada i continuada va assolir alguns objectius importants que avui segueixen assenyalant el camí. Decidir desarmar els impostos és una opció de consciència individual, però quan es converteix en col·lectiva i organitzada transcendeix el simbolisme ètic i muta en acció de desobediència civil amb voluntat d’incidència política i econòmica.

L’objecció de consciència està reconeguda a l’article 16 de la Constitució espanyola, però l’existència fa anys d’objectors fiscals en relació a la despesa militar no ha generat cap mecanisme legal per donar-hi cabuda dins de l’impost de l’IRPF. Els objectors no defraudem ni eludim les nostres obligacions fiscals, senzillament desviem cap a entitats que promouen la pau aquella part proporcional dels nostres impostos que, en relació als Pressupostos Generals de l’Estat, es dediquen al Ministeri de Defensa i a allò que nosaltres entenem que representa preparar la guerra.

No són poques les entitats i organitzacions que ofereixen informació o assessorament per ajudar a desarmar els nostres impostos. Totes elles, bones opcions com a destí per a desviar cap a l’àmbit de la cultura de pau l’esforç fiscal que l’Estat ens reclama per pagar la guerra. Són, només per citar alguns exemples: el Centre Delàs, Fundipau, la Coordinadora d’ONGD Lleida, o Desmilitaritzem a Catalunya; el MOC al País Valencià; Desarma Madrid o Antimilitaristas a Madrid; KEM-MOC Bilbo a Euskadi; Espazo Aberto Antimilitar a Galícia, o ASPA a Andalucía… Així com d’altres associacions o centres d’estudi amb projecció internacional del tipus de Novact, ICIP, International Peace Bureau, la Office for Disarmament Affairs de la ONU, l’observatori Shock Monitor, la Universitat Internacional de la Pau, Acción para la Paz o Sodepaz

Estem carregats de raons per no contribuir a pagar la guerra amb els nostres impostos. Conscients que la pau no és només absència de guerra. És una cultura. I la cultura, cultivar.

(Article publicat en castellà a “Nueva Revolución” el dijous 23 de maig de 2019)

La causa especial 20907/2017 y el derecho penal del enemigo

“Y el acto que estoy haciendo aquí es solo una forma revolucionaria de acelerar la explosión de la verdad y la justicia” (Émile Zola, “J’Accuse”, 13 de enero de 1898)

Durante los primeros días del juicio en el Tribunal Supremo contra los líderes independentistas catalanes pudimos ver repetidamente cómo las acusaciones preguntaban a procesados y a testigos de las defensas sobre su condición de socios de Òmnium Cultural. La entidad que preside Jordi Cuixart, en prisión preventiva desde hace año y medio, eligió como lema para su campaña de denuncia del juicio al procés el título de aquel famoso alegato de Émile Zola en el caso Dreyfus a finales del siglo XIX.

Pero el #JoAcuso de Òmniun se ha convertido en algo más que en una etiqueta para redes sociales. Se trata de toda una declaración de intenciones del tipo de defensa jurídica por la que ha optado el equipo de abogados de Cuixart en la causa del Supremo: una defensa que se erige en acusación al Estado. A un Estado que pretende desactivar y anular a sus adversarios políticos mediante el uso y abuso de un procedimiento penal. El poder político delega el conflicto a los tribunales y judicializa aquello que sería propio del tablero de juego de la política. Aquí radica el carácter político del juicio (también el de sus presos), y a partir de ello, este tipo de defensa opta por no eludir el embate. Es más, busca hacerlo aflorar al máximo y someterlo al escrutinio público, local e internacionalmente, para obstaculizar y desbordar el procedimiento judicial.

Ante la estrategia de judicializar la política, la determinación por hacer aparecer la política en el tribunal y recuperar su protagonismo en el conflicto. El acusado erigido en acusación frente al Estado que busca derrotar a quien ha señalado como enemigo. Es la única defensa posible en una guerra planteada desde el derecho, desde el derecho penal del enemigo. Porque esta causa especial 20907/2017 puede situarnos en el paradigma del derecho penal de autor. Un modelo propio de regímenes autoritarios por el cual aquello que sustenta la interpretación de los delitos no son los hechos, sino la ideología del autor.

El origen histórico de esta formulación hay que ir a buscarlo a la Alemania de los años ’30 y ’40 del siglo XX. Juristas y politólogos como Edmund Mezger o Carl Schmitt deshilaron planteamientos teóricos con los cuales postulaban que los enemigos del Estado (el Estado nacionalsocialista) lo son también de la sociedad, y por ello, como medida de seguridad preventiva, es necesario situarlos extramuros del cuerpo jurídico para atraparlos en su punto de partida, en su voluntad criminal y no por sus hechos. Según este populismo punitivo, en lugar de hacer encajar cuestiones fácticas en determinadas tipificaciones penales, se trata de señalar al autor como un individuo que pretende ejecutar un plan que supone un gran peligro para el sistema mismo. Tal es la amenza, que está justificado utilizar el propio derecho como instrumento de guerra para anular y destruir al autor de esa amenaza. Hasta el punto de aceptar una excepción jurídica que permita apartar a ese enemigo de los aspectos garantistas del sistema jurídico ordinario.

Más tarde, durante los años ’80 y en el contexto de la lucha antiterrorista, fue Günter Jakobs quien habló por primera vez del derecho penal del enemigo (feindstrafrecht) intentando adaptarlo al ámbito democrático contemporáneo. Trató de reivindicar este tipo de derecho penal como una posibilidad válida y legítima si emerge de un parlamento y de un poder judicial elegidos democráticamente. Pero su propuesta consiguió, entonces, más bien poco éxito entre de la comunidad académica internacional que la consideró mayoritariamente como una extravagancia. Hoy, sin lugar a dudas, el uso del derecho penal de autor, o del enemigo, es sinónimo de ausencia de democracia, de violación de las garantías procesales más básicas y sitúa a cualquier sistema político en el que aparezca fuera de lo que se entiende por Estado de Derecho.

En el caso del juicio a los presos políticos catalanes, la sala segunda del Tribunal Supremo juzga a partir de la instrucción del juez Llarena. Una instrucción entregada de principio a fin a la voluntad de alimentar el relato que inició el desaparecido fiscal Maza y que la Fiscalía General del Estado continuó desarrollando como instrumento político para desactivar al independentismo a la par que se aplicaba el artículo 155. A todas luces, los hechos acaecidos entre septiembre y octubre de 2017 en Cataluña, por los que son acusados los procesados de la causa, no encajan de ninguna manera dentro de los tipos penales de rebelión y sedición. A diario podemos observar cómo el relato de los hechos se fuerza lo que sea necesario para acomodarlo dentro de un prejuicio de naturaleza ideológica por el cual existía un plan criminal en la acción política de los líderes independentistas. Se busca probar y juzgar esa pretendida voluntad delictiva y no esclarecer fehacientemente la realidad de unos hechos presuntamente delictivos.

El día 21 de septiembre de 2017, después de los hechos frente a la Conselleria d’Economia, nadie habló de violencia por parte de los manifestantes. Ni siquiera se concedió demasiada importancia mediática a los maltrechos coches de la Guardia Civil. Como era lógico, la atención pública sobre lo ocurrido pivotó en las diligencias ordenadas por el juzgado número 13 -que pudieron realizarse, por cierto- y en los nombres de las personas implicadas y temporalmente detenidas. Ni rastro de ningún alzamiento violento. No fue hasta unos días más tarde, cuando el portavoz del Gobierno del PP introdujo machaconamente el término “tumultuario”, que pudimos comenzar a familiarizarnos con una descripción y tergiversación de los hechos tendente a construir un relato que visualizara una violencia que no existió alrededor de todo lo relacionado con el referéndum del 1 de octubre. Una violencia necesaria para poder introducir los graves delitos de sedición y rebelión. Unos tipos penales necesarios a su vez para desactivar políticamente a los representantes y cargos electos del independentismo en base a unas medidas cautelares de prisión incondicional a la altura de la gravedad de la acusación: la orquestación civico-política de todo un golpe de estado.

Se ha repetido abundantemente que la estrategia de judicialización escogida por el gobierno de Rajoy como respuesta de Estado al “desafío secesionista” nada tuvo que ver con el ejercicio de la Política, en mayúsculas. Como tampoco lo tuvo la interpretación y aplicación absolutamente desmesurada del artículo 155 de la Constitución, pactada con PSOE y C’s para suspender de facto la autonomía catalana, disolver el Govern de la Generalitat y retirar atribuciones básicas al Parlament democráticamente elegido por los catalanes en las urnas. Este comportamiento de los poderes del Estado no debe ocultar que la continuación de su estrategia hoy tiene que ver, todavía menos, con el ejercicio de la Justicia, en mayúsculas. Se trata, simple y llanamente, de una demostración de Poder. Sí, de poder con P mayúscula.

El mismo Jordi Cuixart escribió recientemente el epílogo para un interesante libro de quien actualmente es uno de sus abogados defensores en el Supremo, Benet Salellas. El ensayo de Salellas toma el título, igual que la campaña de Òmnium Cultural, de aquel “Yo acuso” de Zola. Se trata de una lectura muy recomendable para profundizar en la temática de este artículo: el uso del derecho de excepcionalidad con el objetivo de eliminar adversarios políticos. El autor, además de caracterizar con detalle los mecanismos de que se vale el derecho penal del enemigo, plantea un repaso histórico por varios procesos judiciales para apuntalar su tesis de que la construcción de una defensa política es la mejor opción -realmente, tal vez la única- para hacer frente a embates de esta envergadura. Salellas invita a reflexionar sobre “cómo construimos la mirada política de respuesta en los juicios políticos, para evitar automatismos, para esquivar miedos y para pensar a fondo sobre cuál es el campo de batalla donde nos ha tocado combatir”. Sin duda, un anticipo del mismo tipo de defensa que hoy practica integrado dentro el equipo de Marina Roig que defiende al presidente de Òmnium Cultural. Una defensa ejemplar ante el juez Marchena y sus compañeros de estrado, ante la Fiscalía y la Abogacía del Estado, ante la acusación popular del fascismo autorizada en la sala y ante la opinión publicada de todo un aparato mediático que más que nunca ejerce de cuarto poder de un Estado en franco deterioro democrático.

La carta abierta dirigida al Presidente de la República francesa que Émile Zola publicó en 1898 fue el punto de partida para un giro radical en el curso judicial y político del proceso contra el capitán Dreyfus. Hasta el punto de acabar por conseguir su liberación. El máximo exponente del naturalismo francés, y autor de la monumental novela “Germinal”, inició aquel alegato en primera persona con un “Acuso” para finalizarlo con un “Espero“, interpelando a una rectificación amparada en la fortaleza de un movimiento de masas erigido en defensa política frente a la arbitrariedad del poder.

Confiemos también ahora en la misma estrategia, la misma esperanza e igual final para esta causa especial 20907/2017 contra quienes han (hemos) sido señalados como enemigos por el Estado español.

(Artículo publicado el jueves 25 de abril en Nueva Revolución)

Estem carregats de raons per desarmar els nostres impostos!

En el marc de la campanya Mogudes per la Pau”, la Coordinadora d’ONGDs de Lleida denuncia la persecusió a la qual som sotmeses enguany les persones que optem per practicar l’objecció fiscal a la despesa militar quan rendim comptes amb Hisenda sobre l’impost de l’IRPF. Les últimes setmanes, i en relació a exercicis anteriors, s’ha incrementat molt significativament els requeriments de l’Agència Tributària als objectors fiscals a Catalunya.

No és casual que això succeeixi just a l’inici de la nova campanya de presentació de declaracions de la renda de 2018. Es tracta d’una actuació punitiva, planificada i dissuasòria per evitar noves objeccions enguny. En el meu cas, he rebut quatre requeriments en tres dates diferents en relació a les meves darreres quatre objeccions fiscals, que són les que encara no haurien prescrit. L’Estat s’equivoca si pensa que el degoteig de requeriments desinflarà aquest instrument de lluita antimilitarista. Ans al contrari, no aconseguirà res més que la nostra reacció i reincidència. Això, sens dubte, contribuirà a visibilitzar la nostra forma de desobediència civil en el marc de les campanyes per la promoció de la cultura de pau i d’oposició a la cursa militarista dels estats.

Paral·lelament a aquests requeriments d’Hisenda, durant l’últim mes estem celebrant el 30è aniversari del moviment d’insubmissió al servei militar. Un cop desapareguda la mili a l’Estat espanyol, el moviment pacifista va continuar ben viu, organitzat i tossut enfront dels governs entregats als interessos de la indústria militar i a una cultura de la guerra com a únic manual possible per a les relacions internacionals. L’objecció fiscal d’avui és la prolongació d’aquella insubmissió de fa tres dècades. Aquell moviment que des d’una estratègia de desobediència civil determinada i continuada, va assolir alguns objectius importants.

L’objecció de consciència està reconeguda a l’article 16 de la Constitució espanyola, però l’existència d’objectors fiscals no ha generat l’aparició de cap mecanisme legal per donar-hi cabuda dins de l’impost de l’IRPF. Els objectors no defraudem ni eludim les nostres obligacions fiscals, senzillament desviem cap a entitats que promouen la pau aquella part proporcional dels nostres impostos que, en relació als Pressupostos Generals de l’Estat, es dediquen al Ministerio de Defensa. A preparar la guerra, com preferim dir nosaltres…

Avui, al Regne d’Espanya, en el context d’un frau fiscal calculat al voltant de 26.000 milions d’euros per part de grans empreses i fortunes, l’Estat ocupa el temps dels seus funcionaris d’inspecció d’hisenda a empaitar-nos i reclamar-nos aquestes petites quantitats de diners que els activistes antibel·licistes “expropiem” simbòlicament a favor de la cultura de pau. El mateix Estat que contribueix a engreixar cada any més el negoci de la guerra i el comerç d’armes amb països en conflictes militaritzats oberts, fet expresament prohibit per tractats internacionals signats pel règim borbònic.

El Servei d’Informació de l’Objecció Fiscal (SIOF) ofereix i centralitza al seu web la informació i accés als documents, instàncies i recursos necessaris per desarmar els nostres impostos. Estem carregats de raons!

Per punxar la bombolla del lloguer…

Llogateres i llogaters tornem a sortir al carrer per fer una defensa activa del dret a l’habitatge. Un dret bàsic que avui no és objecte de protecció prioritària per part d’uns governs que cedeixen continuament als grups de pressió que especulen amb les nostres condicions materials de vida.

Per punxar la bombolla, des del Sindicat de Llogaters es proposa

-Potenciar mesures polítiques i fiscals per adequar els lloguers a la renda disponible a les llars. És urgent regular els preus tenint en compte el poder adquisitiu real de la gent, és a dir, la renda.

-Els contractes de lloguer no poden acabar-se de forma injustificada i unilateralment. Han de renovar-se automàticament a no ser que el propietari demostri que necessita l’habitatge per ús personal o d’un familiar.

-No permetre cap més desnonament sense alternativa habitacional. Major autonomia financera dels ajuntaments per gestionar el parc d’habitatges de les ciutats.

-Impulsar un contracte de lloguer únic gestionat per oficines d’habitatge municipals i posar fi als abusos dels intermediaris.

-Eliminar totes les figures a mida d’el·lusió fiscal a l’Impost de Societats i al IRPF. Expulsió dels fons voltors que els governs permeten que especulin massivament amb les nostres llars i que siguin la punta de llança de la bombolla.

-Parc públic d’habitatge. Cal convertir en parc públic d’habitatge els immobles acumulats per la Banca. Gravar fiscalment els habitatges urbans buits i crear un impost sobre les vendes “especulatives” que no siguin per a primera residència.

-Augmentar la construcció d’habitatge social per part de l’Estat, la Generalitat i els ajuntaments.

-Aturar el desgavell de pisos turístics. L’actual model turístic a grans ciutats com Barcelona té un gran impacte en la vida dels ciutadans i disminueix enormement la oferta d’habitatge de lloguer.

-Compliment i aplicació integral de la llei 24/2015.

Aquí podeu consultar el manifest i descarregar els materials gràfics d’aquesta nova mobilització.

Voces versus Vox

El llamamiento internacional “Un mundo contra el racismo y el fascismo” #WorldAgainstRacism ha convocado en marzo a ciudadanos de más de 70 países, entre los días 16 y 23, coincidiendo con la Jornada Mundial Contra el Racismo impulsada por la ONU. Un día, según la Asamblea de las Naciones Unidas, para facilitar “un paso hacia adelante en la lucha colectiva por la solidaridad en la diversidad”. Una semana de movilizaciones en ciudades como Nueva York, Seúl, Viena, Atenas, Londres o Barcelona para expresar un enérgico rechazo al auge global de renovadas formas de fascismo que esparcen discursos de odio por el planeta. La Islamofobia, el antisemitismo, la romafobia, la LGTBIfobia, las políticas racistas y xenófobas o la criminalización de los fenómenos migratorios en general exigen una respuesta coordinada y unitaria por parte de los defensores de los Derechos Humanos.

Se impone la necesidad de construir sin dilaciones un dique de contención contra la ultraderecha. Antes de que sea demasiado tarde. Un frente organizado internacionalmente que comparta rasgos comunes en su estrategia de acción contra las distintas expresiones del fascismo que aparecen con diferentes acentos locales, pero con un evidente hilo conductor entre ellas: Trump, Bolsonaro, Le Pen, Orban, Salvini, Abascal… Grecia, Holanda, Austria, Alemania… Liderazgos y escenarios de una auténtica internacional neofascista que aprovecha las debilidades y los titubeos de las democracias liberales occidentales que han cruzado el umbral del siglo XXI más preocupadas por perpetuar las relaciones de poder generadas por el credo capitalista que por promover y consolidar derechos y libertades individuales o colectivas, luchadas y conquistadas durante muchos años.

La convocatoria del sábado 23 en Barcelona, largamente trabajada por el colectivo Unitat Contra el Feixisme i el Racisme reunió a miles de personas en el Passeig de Gràcia con el foco centrado especialmente en plantar cara a la irrupción de VOX en el mapa político del Estado español. En poco tiempo, el partido de Santiago Abascal ha cobrado notoriedad y se ha erigido en el ariete ibérico de una corriente demófoba y retrograda mundial lanzada desde el laboratorio ideológico de Steve Bannon y compañía. Un ataque perfectamente planificado a la linea de flotación de la Carta de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de los DDHH, y en definitiva, contra una concepción multilateralista y humanista de las relaciones internacionales entre estados sociales y de derecho.

En el intento de coordinar esta respuesta unitaria con carácter global, pero con expresiones locales, se abre paso un viejo debate: ¿La estrategia a seguir debe ser activa? ¿Se deben fijar posiciones sobre el terreno para frenar y discutirle la ocupación de espacios al neofascismo que se moviliza en la calle para hacerse presente en la vida cotidiana de la gente? O en cambio, ¿la reacción pasa por contrarrestar su intento de protagonismo ignorándolo para no amplificar su ruido? ¿Es preferible no discutirle espacios en la cotidianeidad para evitar situarlo en el centro del juego político?

En este sentido, durante la rueda de prensa de presentación de la manifestación del sábado en la capital catalana bajo el lema #23MStopVOX, David Karvala, portavoz de UcFR, dejó clara la apuesta que se hace desde un colectivo que cuenta ya con la adhesión de más de 650 entidades de la sociedad civil. Su experiencia desde la aparición de UcFR en 2010 en Cataluña, pero también desde la observación de procesos de confrontación antifascista anteriores en el Reino Unido o en Francia, no deja lugar a dudas: “La estrategia del silencio e inacción frente las campañas y la violencia de la extrema derecha bajo el argumento de no concederle publicidad ha fracasado”.

Karvala explica que en Francia se hizo eso durante 35 años con el FN y ahí está hoy Le Pen, aglutinando toda la extrema derecha del país y colocándola en posiciones de centralidad política. En cambio, en la Gran Bretaña, la lucha unitaria activa y discutiendo espacios a nivel de calle contra el fascismo, durante esos mismos años, ha derrotado al Frente Nacional Británico, al British National Party, o la English Defence League. Lo mismo ocurre con su experiencia en Cataluña durante esta última década. “Trabajamos para construir UcFR, sumando personas y entidades muy diversas en un esfuerzo conjunto para frenar el racismo y el fascismo, con un enfoque claro en la lucha contra PxC (Plataforma per Catalunya). Respondimos a todo tipo de objeciones, y poco a poco los hechos confirmaron la validez de nuestra apuesta”, recordó Karvala. Los hechos son que en las últimas elecciones municipales desapareció PxC completamente de todos los consistorios allí donde se aplicó la estrategia de UcFR. Pasaron de 67 concejales a solo 8, precisamente en municipios donde no se los señaló claramente como una opción fascista y no se les discutió activamente el espacio público.

Es importante aprender de los errores y de los aciertos del pasado. No se puede banalizar el peligro de la extrema derecha. Quienes realmente ponen el fascismo en el centro de la agenda política son quienes pactan con él en las instituciones y quienes difunden acríticamente su discurso desde medios de comunicación. Señalarlo, contenerlo, rodearlo, aislarlo… en definitiva, no dejarlo pasar con un cordón sanitario de complicidades transversales sociales y políticas es una obligación para localizarlo y crear las condiciones necesarias para impedir su crecimiento. Hasta hacerlo desaparecer.

A VOX no le concede notoriedad quien sale a la calle a dejar claro que ¡No pasarán! Quien auspicia el ascenso del fascismo es quien contribuye a generar un marco mental colectivo que acepta y normaliza la presencia de sus discursos de odio. Quien lo pone en el centro es quien lo introduce en platós televisivos, en estudios de radio o en páginas de prensa en aras de una supuesta pluralidad política mal entendida, porque la negación de los derechos humanos nunca debe tener un lugar reservado para extender su odio en democracia. Quien le abre una autopista para que circule libremente es quien acepta sus votos y sus condiciones para formar gobierno en alguna institución.

También, quien lo alumbra y lo impulsa es un Estado fallido que acepta que en su apariencia de partido, el fascismo de VOX pueda ejercer de acusación popular en un juicio político contra presos políticos y en plena campaña electoral.

(Artículo publicado el jueves 28 de marzo en “Nueva Revolución”)

Una tarde con el Madrid rebelde y sedicioso

“Primero vinieron por los comunistas, y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los sindicalistas, y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí” (Martin Niemöller, 1946)

Decenas de miles de catalanes independentistas fuimos el pasado sábado 16 de marzo a Madrid a encontrarnos con miles de españoles que sin ser independentistas han decidido no callar y alzar su voz en defensa de quienes hoy somos criminalizados y reprimidos por serlo. El lema “La autodeterminación no es delito”, fundió en el Paseo del Prado, de Atocha a Cibeles, el abrazo solidario e internacionalista de gentes de todos los pueblos del Estado español. Mujeres y hombres decididos a autoinculparse como rebeldes y sediciosos a nuestro lado si nuestro único delito es la desobediencia pacífica para hacer efectivo el derecho a decidir nuestro futuro como pueblo.

Tozudamente alzados frente a la involución de un constitucionalismo setentayochista que ha actuado como apisonadora de derechos fundamentales con la aplicación del artículo 155 en Cataluña, pero que ya lo venía haciendo antes con la reforma austericida del 135 o con el despliegue de las leyes mordaza para el control social de las disidencias. Todo ello, en un contexto local y global de resurgimiento alarmante de discursos neofascistas que, sin duda, en estas latitudes han encontrado en el movimiento republicano catalán del 1 de octubre su mayor dique de contención. Aunque algunos, muy injustamente, pretendan hacer creer todo lo contrario, acusando al independentismo de haber despertado en el Reino de España el fantasma franquista. Nada más alejado de la realidad. Un relato tan falso como el de la rebelión. Al neofranquismo le sobra el prefijo neo-. Nunca ha dejado de estar presente durante los últimos cuarenta años en el deep state de la restauración borbónica, latente en todos sus poderes fácticos: económico, judicial, policial…

Las ausencias clamorosas y el atronador silencio de fuerzas parlamentarias a la izquierda del PSOE, que han decidido situarse de perfil por el miedo electoralista a perder votos en una campaña dominada por un mainstream que cotiza al alza la catalanofobia, no enfriaron lo más mínimo el baño de cálida camaradería que recibimos de tantos ciudadanos anónimos en una bellísima y primaveral tarde en las calles del Madrid que se declara orgullosamente desobediente a la injusticia.

No lo olvidaremos nunca. Izquierda Castellana, Madrileños por el Derecho a Decidir, el Sindicato Andaluz de Trabajadores, Anticapitalistas, Coordinadora 25S, las Marchas de la Dignidad, ateneos populares, sindicatos y colectivos antirepresivos locales y llegados desde Andalucía, Euskadi, Galicia, País Valencià… y así, hasta más de una cincuentena de entidades adheridas a la manifestación convocada por la Assemblea Nacional Catalana. Todas ellas hicieron que los soberanistas catalanes nos dejáramos acariciar la piel por aquel verso de la poetisa nicaragüense Gioconda Belli que ya es un clásico del internacionalismo: “La solidaridad es la ternura de los pueblos”.

Estos días, durante el jucio a los presos políticos en el Tribunal Supremo, escuchamos a diario cómo las acusaciones preguntan en sus interrogatorios a procesados y testigos si son socios de Òmnium Cultural o de la ANC. Este breve vídeo, que resume los parlamentos al final de la manifestación, es buena muestra de la auténtica naturaleza de esas entidades, presuntas milicias civiles de una rebelión sediciosa y violenta. Los discursos de Elisenda Paluzie, Marcel Mauri, Óscar Reina, Elena Martínez, Jaime Pastor o Antxon Ramírez fueron la expresión más gráfica de ese fuerte abrazo tierno y solidario que llenó el escenario de Cibeles para demoler todas las mentiras vertidas sobre el derecho a decidir. Porque la demofobia disfrazada de constitucionalismo, teme que más allá del derecho a decidir el futuro de un pueblo exista la voluntad de ejercer todos el derecho a decidirlo todo.

En el pequeño, improvisado y rudimentario cartel de un vecino anónimo situado cerca de la cabecera se podía leer: “Independencia, sí o no. Democracia, sí o sí” . Esta divisa sintetizaba a la perfección el sentido de la concentración y se erigía como un faro entre el mar de banderas esteladas, republicanas, comuneras, ikurriñas, andaluzas y gallegas que inundó el corazón de Madrid durante unas horas.

El sentido de desplazarse hasta la Villa y Corte iba mucho más allá que de llevar la protesta contra la farsa del juicio político a la puerta del tribunal que juzga a los líderes independentistas. También más allá de poner ante el espejo al Borbón, que con aquel infame discurso del 3 de octubre de 2017 blanqueó el violento “a por ellos” contra dos millones y medio de votantes. Un guante que, por cierto, no ha dudado en recogerlo el fascismo para sacar de paseo desacomplejadamente un rancio discurso ultra que hoy condiciona la agenda política del Estado español. El sentido final de organizar 500 autocares, 15 AVEs y el esfuerzo de tantos desplazamientos particulares concentrados en un solo día no ha sido otro que el de visualizar ante la opinión pública española aquello que ya se quiso visualizar hace un año en Bruselas con otra movilización kilométrica y masiva: que el problema catalán es el problema español y es el problema europeo, porque es el mismísimo sentido de la democracia el que está en juego.

Hoy, en el Reino de España, el pensamiento único nacional de la gran coalición de los partidos del 155, acorazada por una cohorte de leguleyos y con el favor mayoritario de la opinión publicada, pretende situar el principio de legalidad en un plano de absoluta superioridad en relación al principio democrático. El juicio al procés va más allá de la Justicia. Es por encima de todo una cuestión de dominio y de Poder. Se sigue una lógica propia del derecho penal del enemigo y no la de un Estado de Derecho garantista con las libertades individuales y colectivas más básicas. Conscientemente, se ha creado un falso relato de rebelión, sedición y malversación para aplastar, a cualquier precio, el desafío secesionista. Ello significa, interpretativamente, situar en el vértice máximo de la legalidad constitucional la indisoluble unidad territorial de la Nación, por encima de cualquier derecho que en su ejercicio pueda servir para cuestionarla. Pero los hechos de septiembre y octubre de 2017 en Cataluña nada tienen que ver con un alzamiento armado, ni con un golpe de estado. En cambio, sí que guardan toda la relación con el ejercicio de la desobediencia civil no-violenta como instrumento democrático para la defensa de libertades fundamentales por parte de quienes entendemos que nos son negadas.

Ya solo cabe la anulación de los procesos judiciales o la amnistía. Libertad para los presos políticos, retorno de los exiliados y aceptación de que el derecho de autodeterminación nunca puede ser un delito en democracia. No hay otro camino. Ni una revisión a la baja, ahora, de los tipos penales solicitados por Fiscalía contra el Govern prisionero, ni una reprimenda a la justicia española por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos dentro de unos años, servirían para atenuar los graves efectos de la estrategia demófoba y autoritaria de quienes lo han apostado y confiado todo a la judicialización de un conflicto político para sostener su poder y su dominio sobre una sociedad decidida a decidir por si misma.

El otoño de 2017 supuso un punto de no retorno para el movimiento republicano catalán. Un movimiento popular que el sábado 16 de marzo viajó a Madrid para lucir, orgulloso, su pluralidad por las calles de la capital del Estado. Como explicó Oriol Junqueras en su alegato inicial frente al juez Marchena, somos de muchos orígenes y condiciones, somos pacifistas, somos demócratas, y circunstancialmente “estamos” independentistas. En el Paseo del Prado, pudimos sentir cómo gentes de otros pueblos “lo están” con nosotros. Seres y estares (re)unidos en el Madrid del “no pasarán”.

¡No pasarán!

(Artículo publicado en “Nueva Revolución” el jueves 21 de marzo de 2019)

#23MStopVox

[MANIFEST]

L’alarmant pujada del partit d’extrema dreta, VOX, se suma al creixement del feixisme arreu d’Europa i l’auge dels discursos d’odi a escala mundial. A més, la situació a les fronteres segueix sent de barbàrie: les devolucions en calent a la frontera sud, la vulneració dels drets dels refugiats i les refugiades, les morts a la Mediterrània… i també el racisme que impregna la nostra societat: la islamofòbia als mitjans, les identificacions per perfil ètnic o les persecucions policials…

També s’està vivint un augment del masclisme i de la LGTBIfòbia. Des de les declaracions retrògrades de Trump i Bolsonaro fins als atacs contra els drets i les llibertats de les dones i les persones LGTBI que impulsa VOX (i ara sovint el PP i Cs), ens trobem davant d’un greu intent de tornar a un passat més opressiu.

El nacionalisme ultra i excloent de VOX només planteja el retorn a la “Una, Grande y Libre” del franquisme. Tot això evidencia el que es venia anunciant feia temps: el creixement de l’extrema dreta i del racisme és una realitat i cal fer-hi front. Però de res serveix el derrotisme, és hora de demostrar que nosaltres som més.

L’estratègia de silenci i inacció davant les campanyes i violències de l’extrema dreta —per “no donar-los publicitat”— ha fracassat. En canvi, organitzar una resposta unitària des de baix sí que pot aturar-la. És aquí on rau el sentit de la mobilització del 16-23 de març, una mobilització internacional que denunciï, de forma coordinada i unitària, l’auge del feixisme, les polítiques racistes de barbàrie i els discursos d’odi —islamofòbia, antisemitisme, romafòbia , masclisme, LGTBIfòbia…— que abonen el feixisme i la ultradreta.

Amb l’espai worldagainstracism.org, proposem lluitar de forma conjunta i global contra una extrema dreta que, malgrat tingui una expressió peculiar a cada país o regió, també s’està organitzant internacionalment i comparteix trets comuns.

A Barcelona ens manifestarem el dissabte, 23 de març de 2019, amb una sèrie de demandes urgents:

-StopVOX! Ni VOX ni qui defensi les mateixes polítiques.

-No al racisme institucional; drets cívics i drets humans per a tothom.

-Prou impunitat per al feixisme. Prou criminalització de l’antifeixisme.

-Cap pas enrere en la igualtat: no al masclisme, no a la LGTBIfòbia.

-Contra la islamofòbia, l’antisemitisme, la romafòbia i la negrefòbia.

-Per la convivència en la diversitat

-Per un món sense racisme.

Nosaltres hi serem. I tu?

Unitat contra el feixisme i el racisme (UvFR)