Aquel primer día del año en que Chiapas gritó ¡BASTA!

El 1 de enero de 1994, día en que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tuvo su primera aparición pública en Chiapas. Cientos de hombres y mujeres indígenas declararon la guerra al Gobierno Federal Mexicano y a su ejército.

Somos producto de 500 años de luchas“, proclamaba la Primera Declaración de la Selva Lacandona, una carta de los zapatistas a los pueblos mexicanos para explicar el olvido, la desigualdad, el porqué de su lucha y sus objetivos: “Somos los herederos de los verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vendepatrias (…) Pedimos tu participación decidida apoyando este plan del pueblo mexicano que lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz. Declaramos que no dejaremos de pelear hasta lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo“.

Días después de su aparición, el gobierno ofreció otorgarle el perdón al EZLN. La respuesta del Subcomandante Marcos no se hizo esperar: “¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono? ¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados?“. Y mientras, crecía la simpatía entre intelectuales, estudiantes y artistas hacia el EZLN.

El entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) nombró a Manuel Camacho Solís como comisionado de paz y, tras dos años de negociaciones, ya en el sexenio de Ernesto Zedillo, el gobierno y el EZLN firmaron los acuerdos de San Andrés. Pero en 2001, el Congreso aprobó la reforma sobre derechos y cultura indígena, la cual fue calificada por los zapatistas como una traición a los acuerdos pactados y dieron por terminado el diálogo.

¿Qué significó para la sociedad mexicana? ¿Cómo se involucraron los universitarios? ¿Cuál fue la repercusión que tuvo en la cultura y el arte? Vídeo editado por CulturaUNAM en el 25 aniversario del levantamiento zapatista.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s