El futuro del agua ahora que ya cotiza en el mercado de futuros


El agua comenzó a cotizar por primera vez en el mercado financiero de la bolsa de Wall Street el pasado lunes 7 de diciembre. La perspectiva de escasez del recurso hídrico lo convierte, a ojos de los agentes del neoliberalismo global, en un valor negociable. Por temor a tal escasez (sería más correcto decir: con la excusa de tal posibilidad), este recurso esencial que es base de la vida en el planeta ha empezado a cotizar en el “mercado de futuros” de materias primas. Así, su precio fluctuará como lo hacen el petróleo, el oro o el trigo…

Aunque el índice que será usado en Wall Street está basado en los precios de las principales cuencas fluviales de California (afectados por una grave sequía y donde la escasez del agua ha aumentado drásticamente) se teme que este valor pronto podrá ser usado como referencia en los demás países del mundo.

Recientemente, Luis González Reyes, de Ecologistas en Acción, explicaba sintéticamente mediante un hilo de twitter en qué consisten los mercados de futuros: “Son contratos que fijan el precio de compra-venta de un producto en un tiempo determinado. La teoría es que sirven a quien compra y a quien vende para protegerse de las fluctuaciones del mercado. Pero esta narrativa no refleja la realidad. Solo el 2% de los futuros de productos básicos culminan con la entrega del bien físico. El 98% se venden y revenden en los mercados financieros como un activo especulativo más. No se compran para adquir el producto, sino para especular. Aunque el futuro en teoría protege de una fluctuación del precio, la realidad acaba siendo la contraria. La evolución de los precios de los futuros en los mercados financieros es la que determina el precio de los siguientes futuros que se negocian y, por ende, del producto. Y como los mercados financieros son especulativos, la evolución de los precios de los futuros es muy fluctuante y caprichosa“.

Así pues, hay que tener claro que estos contratos de futuros no requieren entrega física de agua. Es decir, son mera especulación y son de carácter puramente financiero. Más que agua líquida son vapor etéreo. El argumento en el que se apoya la ingeniería financiera de Wall Street es la escasez. Sin ningún tipo de disimulo, el capitalismo, con la bolsa por instrumento, impone su lógica mercantilista por la cual resuelve fijar un índice de mercado y fijar la cotización del agua, porque entiende que si hay escasez hay que ponerle un precio. Una lógica que obvia, claro está, que las crisis hídricas que afectan a cada vez más zonas del planeta aparecen debido al despilfarro o la contaminación sistémica inerente al desenfreno de la economía de mercado, y que se trata de una problemática ecológica y social estrechamente ligada a la emergencia climática provocada básicamente por la acción del mismo capitalismo extractivista que ahora pretende fijar la cotización del agua en bolsa.

Según estudios de Naciones Unidas, en la actualidad hay 2.000 millones de personas en el mundo con problemas de acceso al agua. Las mismas fuentes pronostican que en cuatro años las tres cuartas partes de la población mundial se verá en serias dificultades para acceder a ella. Sin duda, el mercado de futuros del agua favorecerá que su precio varíe mucho en función de los intereses de los grandes fondos financieros, muy lejos de los intereses generales de la población y de la protección del bien común que debería regir el acceso al agua, en tanto que derecho fundamental reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Para más información sobre el tema, vale mucho la pena leer un reciente y excelente artículo de Yago Álvarez Barba en El Salto Diario donde se desgranan minuciosamente las “consecuencias de que el agua cotice en el mercado de futuros“. Estamos ante una información que ha pasado bastante desapercibida esta semana en los medios generalistas, pero que bien podría tratarse de “la noticia del siglo”, a tenor de sus posibles alcances y consecuencias. De alguna manera, tal vez este 7 de diciembre de 2020 pueda algún día ser estudiado por la historia como la fecha en que comenzó la guerra mundial del agua.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s