Estem carregats de raons per desarmar els nostres impostos!

En el marc de la campanya Mogudes per la Pau”, la Coordinadora d’ONGDs de Lleida denuncia la persecusió a la qual som sotmeses enguany les persones que optem per practicar l’objecció fiscal a la despesa militar quan rendim comptes amb Hisenda sobre l’impost de l’IRPF. Les últimes setmanes, i en relació a exercicis anteriors, s’ha incrementat molt significativament els requeriments de l’Agència Tributària als objectors fiscals a Catalunya.

No és casual que això succeeixi just a l’inici de la nova campanya de presentació de declaracions de la renda de 2018. Es tracta d’una actuació punitiva, planificada i dissuasòria per evitar noves objeccions enguny. En el meu cas, he rebut quatre requeriments en tres dates diferents en relació a les meves darreres quatre objeccions fiscals, que són les que encara no haurien prescrit. L’Estat s’equivoca si pensa que el degoteig de requeriments desinflarà aquest instrument de lluita antimilitarista. Ans al contrari, no aconseguirà res més que la nostra reacció i reincidència. Això, sens dubte, contribuirà a visibilitzar la nostra forma de desobediència civil en el marc de les campanyes per la promoció de la cultura de pau i d’oposició a la cursa militarista dels estats.

Paral·lelament a aquests requeriments d’Hisenda, durant l’últim mes estem celebrant el 30è aniversari del moviment d’insubmissió al servei militar. Un cop desapareguda la mili a l’Estat espanyol, el moviment pacifista va continuar ben viu, organitzat i tossut enfront dels governs entregats als interessos de la indústria militar i a una cultura de la guerra com a únic manual possible per a les relacions internacionals. L’objecció fiscal d’avui és la prolongació d’aquella insubmissió de fa tres dècades. Aquell moviment que des d’una estratègia de desobediència civil determinada i continuada, va assolir alguns objectius importants.

L’objecció de consciència està reconeguda a l’article 16 de la Constitució espanyola, però l’existència d’objectors fiscals no ha generat l’aparició de cap mecanisme legal per donar-hi cabuda dins de l’impost de l’IRPF. Els objectors no defraudem ni eludim les nostres obligacions fiscals, senzillament desviem cap a entitats que promouen la pau aquella part proporcional dels nostres impostos que, en relació als Pressupostos Generals de l’Estat, es dediquen al Ministerio de Defensa. A preparar la guerra, com preferim dir nosaltres…

Avui, al Regne d’Espanya, en el context d’un frau fiscal calculat al voltant de 26.000 milions d’euros per part de grans empreses i fortunes, l’Estat ocupa el temps dels seus funcionaris d’inspecció d’hisenda a empaitar-nos i reclamar-nos aquestes petites quantitats de diners que els activistes antibel·licistes “expropiem” simbòlicament a favor de la cultura de pau. El mateix Estat que contribueix a engreixar cada any més el negoci de la guerra i el comerç d’armes amb països en conflictes militaritzats oberts, fet expresament prohibit per tractats internacionals signats pel règim borbònic.

El Servei d’Informació de l’Objecció Fiscal (SIOF) ofereix i centralitza al seu web la informació i accés als documents, instàncies i recursos necessaris per desarmar els nostres impostos. Estem carregats de raons!

Per punxar la bombolla del lloguer…

Llogateres i llogaters tornem a sortir al carrer per fer una defensa activa del dret a l’habitatge. Un dret bàsic que avui no és objecte de protecció prioritària per part d’uns governs que cedeixen continuament als grups de pressió que especulen amb les nostres condicions materials de vida.

Per punxar la bombolla, des del Sindicat de Llogaters es proposa

-Potenciar mesures polítiques i fiscals per adequar els lloguers a la renda disponible a les llars. És urgent regular els preus tenint en compte el poder adquisitiu real de la gent, és a dir, la renda.

-Els contractes de lloguer no poden acabar-se de forma injustificada i unilateralment. Han de renovar-se automàticament a no ser que el propietari demostri que necessita l’habitatge per ús personal o d’un familiar.

-No permetre cap més desnonament sense alternativa habitacional. Major autonomia financera dels ajuntaments per gestionar el parc d’habitatges de les ciutats.

-Impulsar un contracte de lloguer únic gestionat per oficines d’habitatge municipals i posar fi als abusos dels intermediaris.

-Eliminar totes les figures a mida d’el·lusió fiscal a l’Impost de Societats i al IRPF. Expulsió dels fons voltors que els governs permeten que especulin massivament amb les nostres llars i que siguin la punta de llança de la bombolla.

-Parc públic d’habitatge. Cal convertir en parc públic d’habitatge els immobles acumulats per la Banca. Gravar fiscalment els habitatges urbans buits i crear un impost sobre les vendes “especulatives” que no siguin per a primera residència.

-Augmentar la construcció d’habitatge social per part de l’Estat, la Generalitat i els ajuntaments.

-Aturar el desgavell de pisos turístics. L’actual model turístic a grans ciutats com Barcelona té un gran impacte en la vida dels ciutadans i disminueix enormement la oferta d’habitatge de lloguer.

-Compliment i aplicació integral de la llei 24/2015.

Aquí podeu consultar el manifest i descarregar els materials gràfics d’aquesta nova mobilització.

Voces versus Vox

El llamamiento internacional “Un mundo contra el racismo y el fascismo” #WorldAgainstRacism ha convocado en marzo a ciudadanos de más de 70 países, entre los días 16 y 23, coincidiendo con la Jornada Mundial Contra el Racismo impulsada por la ONU. Un día, según la Asamblea de las Naciones Unidas, para facilitar “un paso hacia adelante en la lucha colectiva por la solidaridad en la diversidad”. Una semana de movilizaciones en ciudades como Nueva York, Seúl, Viena, Atenas, Londres o Barcelona para expresar un enérgico rechazo al auge global de renovadas formas de fascismo que esparcen discursos de odio por el planeta. La Islamofobia, el antisemitismo, la romafobia, la LGTBIfobia, las políticas racistas y xenófobas o la criminalización de los fenómenos migratorios en general exigen una respuesta coordinada y unitaria por parte de los defensores de los Derechos Humanos.

Se impone la necesidad de construir sin dilaciones un dique de contención contra la ultraderecha. Antes de que sea demasiado tarde. Un frente organizado internacionalmente que comparta rasgos comunes en su estrategia de acción contra las distintas expresiones del fascismo que aparecen con diferentes acentos locales, pero con un evidente hilo conductor entre ellas: Trump, Bolsonaro, Le Pen, Orban, Salvini, Abascal… Grecia, Holanda, Austria, Alemania… Liderazgos y escenarios de una auténtica internacional neofascista que aprovecha las debilidades y los titubeos de las democracias liberales occidentales que han cruzado el umbral del siglo XXI más preocupadas por perpetuar las relaciones de poder generadas por el credo capitalista que por promover y consolidar derechos y libertades individuales o colectivas, luchadas y conquistadas durante muchos años.

La convocatoria del sábado 23 en Barcelona, largamente trabajada por el colectivo Unitat Contra el Feixisme i el Racisme reunió a miles de personas en el Passeig de Gràcia con el foco centrado especialmente en plantar cara a la irrupción de VOX en el mapa político del Estado español. En poco tiempo, el partido de Santiago Abascal ha cobrado notoriedad y se ha erigido en el ariete ibérico de una corriente demófoba y retrograda mundial lanzada desde el laboratorio ideológico de Steve Bannon y compañía. Un ataque perfectamente planificado a la linea de flotación de la Carta de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de los DDHH, y en definitiva, contra una concepción multilateralista y humanista de las relaciones internacionales entre estados sociales y de derecho.

En el intento de coordinar esta respuesta unitaria con carácter global, pero con expresiones locales, se abre paso un viejo debate: ¿La estrategia a seguir debe ser activa? ¿Se deben fijar posiciones sobre el terreno para frenar y discutirle la ocupación de espacios al neofascismo que se moviliza en la calle para hacerse presente en la vida cotidiana de la gente? O en cambio, ¿la reacción pasa por contrarrestar su intento de protagonismo ignorándolo para no amplificar su ruido? ¿Es preferible no discutirle espacios en la cotidianeidad para evitar situarlo en el centro del juego político?

En este sentido, durante la rueda de prensa de presentación de la manifestación del sábado en la capital catalana bajo el lema #23MStopVOX, David Karvala, portavoz de UcFR, dejó clara la apuesta que se hace desde un colectivo que cuenta ya con la adhesión de más de 650 entidades de la sociedad civil. Su experiencia desde la aparición de UcFR en 2010 en Cataluña, pero también desde la observación de procesos de confrontación antifascista anteriores en el Reino Unido o en Francia, no deja lugar a dudas: “La estrategia del silencio e inacción frente las campañas y la violencia de la extrema derecha bajo el argumento de no concederle publicidad ha fracasado”.

Karvala explica que en Francia se hizo eso durante 35 años con el FN y ahí está hoy Le Pen, aglutinando toda la extrema derecha del país y colocándola en posiciones de centralidad política. En cambio, en la Gran Bretaña, la lucha unitaria activa y discutiendo espacios a nivel de calle contra el fascismo, durante esos mismos años, ha derrotado al Frente Nacional Británico, al British National Party, o la English Defence League. Lo mismo ocurre con su experiencia en Cataluña durante esta última década. “Trabajamos para construir UcFR, sumando personas y entidades muy diversas en un esfuerzo conjunto para frenar el racismo y el fascismo, con un enfoque claro en la lucha contra PxC (Plataforma per Catalunya). Respondimos a todo tipo de objeciones, y poco a poco los hechos confirmaron la validez de nuestra apuesta”, recordó Karvala. Los hechos son que en las últimas elecciones municipales desapareció PxC completamente de todos los consistorios allí donde se aplicó la estrategia de UcFR. Pasaron de 67 concejales a solo 8, precisamente en municipios donde no se los señaló claramente como una opción fascista y no se les discutió activamente el espacio público.

Es importante aprender de los errores y de los aciertos del pasado. No se puede banalizar el peligro de la extrema derecha. Quienes realmente ponen el fascismo en el centro de la agenda política son quienes pactan con él en las instituciones y quienes difunden acríticamente su discurso desde medios de comunicación. Señalarlo, contenerlo, rodearlo, aislarlo… en definitiva, no dejarlo pasar con un cordón sanitario de complicidades transversales sociales y políticas es una obligación para localizarlo y crear las condiciones necesarias para impedir su crecimiento. Hasta hacerlo desaparecer.

A VOX no le concede notoriedad quien sale a la calle a dejar claro que ¡No pasarán! Quien auspicia el ascenso del fascismo es quien contribuye a generar un marco mental colectivo que acepta y normaliza la presencia de sus discursos de odio. Quien lo pone en el centro es quien lo introduce en platós televisivos, en estudios de radio o en páginas de prensa en aras de una supuesta pluralidad política mal entendida, porque la negación de los derechos humanos nunca debe tener un lugar reservado para extender su odio en democracia. Quien le abre una autopista para que circule libremente es quien acepta sus votos y sus condiciones para formar gobierno en alguna institución.

También, quien lo alumbra y lo impulsa es un Estado fallido que acepta que en su apariencia de partido, el fascismo de VOX pueda ejercer de acusación popular en un juicio político contra presos políticos y en plena campaña electoral.

(Artículo publicado el jueves 28 de marzo en “Nueva Revolución”)

Una tarde con el Madrid rebelde y sedicioso

“Primero vinieron por los comunistas, y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los sindicalistas, y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí” (Martin Niemöller, 1946)

Decenas de miles de catalanes independentistas fuimos el pasado sábado 16 de marzo a Madrid a encontrarnos con miles de españoles que sin ser independentistas han decidido no callar y alzar su voz en defensa de quienes hoy somos criminalizados y reprimidos por serlo. El lema “La autodeterminación no es delito”, fundió en el Paseo del Prado, de Atocha a Cibeles, el abrazo solidario e internacionalista de gentes de todos los pueblos del Estado español. Mujeres y hombres decididos a autoinculparse como rebeldes y sediciosos a nuestro lado si nuestro único delito es la desobediencia pacífica para hacer efectivo el derecho a decidir nuestro futuro como pueblo.

Tozudamente alzados frente a la involución de un constitucionalismo setentayochista que ha actuado como apisonadora de derechos fundamentales con la aplicación del artículo 155 en Cataluña, pero que ya lo venía haciendo antes con la reforma austericida del 135 o con el despliegue de las leyes mordaza para el control social de las disidencias. Todo ello, en un contexto local y global de resurgimiento alarmante de discursos neofascistas que, sin duda, en estas latitudes han encontrado en el movimiento republicano catalán del 1 de octubre su mayor dique de contención. Aunque algunos, muy injustamente, pretendan hacer creer todo lo contrario, acusando al independentismo de haber despertado en el Reino de España el fantasma franquista. Nada más alejado de la realidad. Un relato tan falso como el de la rebelión. Al neofranquismo le sobra el prefijo neo-. Nunca ha dejado de estar presente durante los últimos cuarenta años en el deep state de la restauración borbónica, latente en todos sus poderes fácticos: económico, judicial, policial…

Las ausencias clamorosas y el atronador silencio de fuerzas parlamentarias a la izquierda del PSOE, que han decidido situarse de perfil por el miedo electoralista a perder votos en una campaña dominada por un mainstream que cotiza al alza la catalanofobia, no enfriaron lo más mínimo el baño de cálida camaradería que recibimos de tantos ciudadanos anónimos en una bellísima y primaveral tarde en las calles del Madrid que se declara orgullosamente desobediente a la injusticia.

No lo olvidaremos nunca. Izquierda Castellana, Madrileños por el Derecho a Decidir, el Sindicato Andaluz de Trabajadores, Anticapitalistas, Coordinadora 25S, las Marchas de la Dignidad, ateneos populares, sindicatos y colectivos antirepresivos locales y llegados desde Andalucía, Euskadi, Galicia, País Valencià… y así, hasta más de una cincuentena de entidades adheridas a la manifestación convocada por la Assemblea Nacional Catalana. Todas ellas hicieron que los soberanistas catalanes nos dejáramos acariciar la piel por aquel verso de la poetisa nicaragüense Gioconda Belli que ya es un clásico del internacionalismo: “La solidaridad es la ternura de los pueblos”.

Estos días, durante el jucio a los presos políticos en el Tribunal Supremo, escuchamos a diario cómo las acusaciones preguntan en sus interrogatorios a procesados y testigos si son socios de Òmnium Cultural o de la ANC. Este breve vídeo, que resume los parlamentos al final de la manifestación, es buena muestra de la auténtica naturaleza de esas entidades, presuntas milicias civiles de una rebelión sediciosa y violenta. Los discursos de Elisenda Paluzie, Marcel Mauri, Óscar Reina, Elena Martínez, Jaime Pastor o Antxon Ramírez fueron la expresión más gráfica de ese fuerte abrazo tierno y solidario que llenó el escenario de Cibeles para demoler todas las mentiras vertidas sobre el derecho a decidir. Porque la demofobia disfrazada de constitucionalismo, teme que más allá del derecho a decidir el futuro de un pueblo exista la voluntad de ejercer todos el derecho a decidirlo todo.

En el pequeño, improvisado y rudimentario cartel de un vecino anónimo situado cerca de la cabecera se podía leer: “Independencia, sí o no. Democracia, sí o sí” . Esta divisa sintetizaba a la perfección el sentido de la concentración y se erigía como un faro entre el mar de banderas esteladas, republicanas, comuneras, ikurriñas, andaluzas y gallegas que inundó el corazón de Madrid durante unas horas.

El sentido de desplazarse hasta la Villa y Corte iba mucho más allá que de llevar la protesta contra la farsa del juicio político a la puerta del tribunal que juzga a los líderes independentistas. También más allá de poner ante el espejo al Borbón, que con aquel infame discurso del 3 de octubre de 2017 blanqueó el violento “a por ellos” contra dos millones y medio de votantes. Un guante que, por cierto, no ha dudado en recogerlo el fascismo para sacar de paseo desacomplejadamente un rancio discurso ultra que hoy condiciona la agenda política del Estado español. El sentido final de organizar 500 autocares, 15 AVEs y el esfuerzo de tantos desplazamientos particulares concentrados en un solo día no ha sido otro que el de visualizar ante la opinión pública española aquello que ya se quiso visualizar hace un año en Bruselas con otra movilización kilométrica y masiva: que el problema catalán es el problema español y es el problema europeo, porque es el mismísimo sentido de la democracia el que está en juego.

Hoy, en el Reino de España, el pensamiento único nacional de la gran coalición de los partidos del 155, acorazada por una cohorte de leguleyos y con el favor mayoritario de la opinión publicada, pretende situar el principio de legalidad en un plano de absoluta superioridad en relación al principio democrático. El juicio al procés va más allá de la Justicia. Es por encima de todo una cuestión de dominio y de Poder. Se sigue una lógica propia del derecho penal del enemigo y no la de un Estado de Derecho garantista con las libertades individuales y colectivas más básicas. Conscientemente, se ha creado un falso relato de rebelión, sedición y malversación para aplastar, a cualquier precio, el desafío secesionista. Ello significa, interpretativamente, situar en el vértice máximo de la legalidad constitucional la indisoluble unidad territorial de la Nación, por encima de cualquier derecho que en su ejercicio pueda servir para cuestionarla. Pero los hechos de septiembre y octubre de 2017 en Cataluña nada tienen que ver con un alzamiento armado, ni con un golpe de estado. En cambio, sí que guardan toda la relación con el ejercicio de la desobediencia civil no-violenta como instrumento democrático para la defensa de libertades fundamentales por parte de quienes entendemos que nos son negadas.

Ya solo cabe la anulación de los procesos judiciales o la amnistía. Libertad para los presos políticos, retorno de los exiliados y aceptación de que el derecho de autodeterminación nunca puede ser un delito en democracia. No hay otro camino. Ni una revisión a la baja, ahora, de los tipos penales solicitados por Fiscalía contra el Govern prisionero, ni una reprimenda a la justicia española por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos dentro de unos años, servirían para atenuar los graves efectos de la estrategia demófoba y autoritaria de quienes lo han apostado y confiado todo a la judicialización de un conflicto político para sostener su poder y su dominio sobre una sociedad decidida a decidir por si misma.

El otoño de 2017 supuso un punto de no retorno para el movimiento republicano catalán. Un movimiento popular que el sábado 16 de marzo viajó a Madrid para lucir, orgulloso, su pluralidad por las calles de la capital del Estado. Como explicó Oriol Junqueras en su alegato inicial frente al juez Marchena, somos de muchos orígenes y condiciones, somos pacifistas, somos demócratas, y circunstancialmente “estamos” independentistas. En el Paseo del Prado, pudimos sentir cómo gentes de otros pueblos “lo están” con nosotros. Seres y estares (re)unidos en el Madrid del “no pasarán”.

¡No pasarán!

(Artículo publicado en “Nueva Revolución” el jueves 21 de marzo de 2019)

#23MStopVox

[MANIFEST]

L’alarmant pujada del partit d’extrema dreta, VOX, se suma al creixement del feixisme arreu d’Europa i l’auge dels discursos d’odi a escala mundial. A més, la situació a les fronteres segueix sent de barbàrie: les devolucions en calent a la frontera sud, la vulneració dels drets dels refugiats i les refugiades, les morts a la Mediterrània… i també el racisme que impregna la nostra societat: la islamofòbia als mitjans, les identificacions per perfil ètnic o les persecucions policials…

També s’està vivint un augment del masclisme i de la LGTBIfòbia. Des de les declaracions retrògrades de Trump i Bolsonaro fins als atacs contra els drets i les llibertats de les dones i les persones LGTBI que impulsa VOX (i ara sovint el PP i Cs), ens trobem davant d’un greu intent de tornar a un passat més opressiu.

El nacionalisme ultra i excloent de VOX només planteja el retorn a la “Una, Grande y Libre” del franquisme. Tot això evidencia el que es venia anunciant feia temps: el creixement de l’extrema dreta i del racisme és una realitat i cal fer-hi front. Però de res serveix el derrotisme, és hora de demostrar que nosaltres som més.

L’estratègia de silenci i inacció davant les campanyes i violències de l’extrema dreta —per “no donar-los publicitat”— ha fracassat. En canvi, organitzar una resposta unitària des de baix sí que pot aturar-la. És aquí on rau el sentit de la mobilització del 16-23 de març, una mobilització internacional que denunciï, de forma coordinada i unitària, l’auge del feixisme, les polítiques racistes de barbàrie i els discursos d’odi —islamofòbia, antisemitisme, romafòbia , masclisme, LGTBIfòbia…— que abonen el feixisme i la ultradreta.

Amb l’espai worldagainstracism.org, proposem lluitar de forma conjunta i global contra una extrema dreta que, malgrat tingui una expressió peculiar a cada país o regió, també s’està organitzant internacionalment i comparteix trets comuns.

A Barcelona ens manifestarem el dissabte, 23 de març de 2019, amb una sèrie de demandes urgents:

-StopVOX! Ni VOX ni qui defensi les mateixes polítiques.

-No al racisme institucional; drets cívics i drets humans per a tothom.

-Prou impunitat per al feixisme. Prou criminalització de l’antifeixisme.

-Cap pas enrere en la igualtat: no al masclisme, no a la LGTBIfòbia.

-Contra la islamofòbia, l’antisemitisme, la romafòbia i la negrefòbia.

-Per la convivència en la diversitat

-Per un món sense racisme.

Nosaltres hi serem. I tu?

Unitat contra el feixisme i el racisme (UvFR)

Campaña estatal por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones

¿Qué es un CIE?, ¿Qué función cumple dentro de las políticas migratorias?, ¿Cómo son las condiciones de las personas allí encerradas?, ¿Se priva de libertad también a menores?, ¿Para qué sirven los Centros de Acogida Temporal para Extranjeros (CATE)?… A preguntas como estas, trata de dar respuesta la campaña estatal por el cierre de los CIE y el fin de las deportaciones. Una denuncia necesaria, porque la mera existencia de estos centros de detención racista supone en si el deterioro de cualquier sistema que se quiera definir como democrático y respetuoso con los derechos humanos.

El esfuerzo de la campaña se dirige a perseverar en la lucha por el cierre inmediato de los Centros de Internamiento de Extranjeros y de cualquier tipo de centro de detención de migrantes. También a fiscalizar y denunciar hasta poner fin a las deportaciones. En definitiva, redoblar los esfuerzos para reivindicar un cambio radical en las políticas migratorias: “No queremos cárceles racistas, ni nuevas ni renovadas. Ni centros de detención disfrazados como un sistema de primera atención. Y exigimos al Gobierno del Estado que abandone la política de criminalización y vulneración de los derechos de las personas migrantes y apueste por un sistema basado en la defensa universal de los derechos humanos, civiles y políticos.”

Ilustraciones de Alicia Calero (@SomSomnis) y de Ana Peñas

Un desig per al 2019: recuperar l’anormalitat per combatre-la.

Com sempre, la proximitat de cap d’any convida a expressar desitjos envers l’any nou. Sovint, aquests desitjos no apel·len a noves fites originals o inèdites, personals o col·lectives, sinó que es conformen amb revertir situacions o greuges arrossegats durant el període de tres-cents seixanta-cinc dies que acaba. En aquesta línia, el principal desig que projecto per al 2019 és revertir i desterrar de la nostra quotidianitat quelcom que ha estat conreat extensivament durant aquests passats dotze mesos: la normalització de la barbàrie que, de tantes maneres i amb tants instruments diferents, ens lleva a diari drets, sobiranies i la vida mateixa.

Així docs, el propòsit és poder recuperar un marc mental que ens hem deixat furtar a poc a poc des dels primers segons de l’era de la postveritat, i de forma força més accelerada durant aquest infame 2018. Vull reconquerir una mirada des de la qual no és normalitzable la regressió en matèria de llibertats i condicions de vida que patim. Som envoltats d’una anormalitat que no és acceptable, ni excusable. Molt menys encara, defugible. La nostra posició és tan dèbil que qualsevol camí d’esperança o resiliència passa, primer de tot, per tornar a reconèixer-la com a tal. Negar-nos a normalitzar-la per tenir un punt de suport des d’on denunciar-la i combatre-la.

La llista és ben llarga…

Durant l’any 2018 hem continuat normalitzant que la Mediterrània sigui una tomba en lloc d’un pont de mar blava…

Que el racisme institucional afegeixi el vector del color de la pell a la guerra de classes…

Que la Unió Europea de la lliure circulació de mercaderies aixequi mil quilòmetres de tanques (sis murs de Berlin!) per prohibir el pas de persones…

Que la privatització dels beneficis i la socialització de les pèrdues siguin disciplines olímpiques a les escoles de negoci i als tractats de comerç internacional…

Que el creixement econòmic infinit sigui dogma de fe tot i l’evidència científica de l’esgotament de recursos del planeta…

Que el canvi climàtic sigui el convidat de pedra a les cimeres del capitalisme global…

Que les guerres del Sud siguin el millor negoci d’exportació pel Nord…

Que la desfermada violència de gènere en l’àmbit social degeneri en més violència judicial i institucional…

Que els feminicidis siguin càpsules d’actualitat efímera i la sororitat la “paraula de l’any” mentre la seva pràctica és un silenci mediàtic…

Que les esquerres dimiteixin de defensar programes polítics de radicalitat transformadora en les democràcies liberals representatives mentre el feixisme guanya escons als parlaments a còpia de recol·lectar descontentament desclassat…

Que es judicialitzi la política i es polititzin els tribunals…

Que hi hagi presos polítics sense condemna i lladres reconeguts, despolititzats en llibertat…

Que augmenti la gent sense casa i les cases sense gent…

Que la gentrificació barricida buidi de veinatges les ciutats i alhora ompli les butxaques d’una indústria turística amb ínfules d’economia col·laborativa…

Que es criminalitzi el venedor ambulant pobre i negre que ocupa un metre quadrat d’espai públic, i en canvi es beneeixi el mercader ric i blanc que compra carrers sencers…

Que la propietat privada sigui el vèrtex d’un Estat de dretes, no de Dret, que el protegeix per sobre dels drets a l’habitatge, al treball o a la vida de segons qui i de segons quina renda…

Que els modistes neoliberals que retallen l’educació i la sanitat públiques, a mida dels interessos privats i dels lobbies concertadors, parlin en passat de la crisi amb les tisores encara a la mà…

Que sigui violència cremar un contenidor i no ho sigui ofegar joves amb contractes escombraria…

Que el tall d’una carretera per una protesta sigui incòmode, però la paralització de tot un país per la indiferència esdevingui confortable…

Que… que… que…

Normalitzar la barbàrie d’aquest desordre econòmic, polític, social i ecològic fóra una rendició de tal magnitud com ho seria acceptar que tots els nostres futurs desitjos d’any nou es trobessin en un de sol: un orwellià i infinit Feliç 1984!

(Article publicat en castellà a Nueva Revolución el dia 27 de desembre)